Ofrenda de día de muertos una tradición mexicana en la auditoría.

el Jueves, 22 Octubre 2020.

  • OFRENDA DE DÍA DE MUERTOS UNA TRADICIÓN MEXICANA EN LA AUDITORÍA.

La Auditoría Superior del Estado de Puebla, se sumó a las festividades de día de muertos con la instalación de una Mega Ofrenda dedicada a Leona Vicario, Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria, siendo la única mujer en México a la que se le han ofrecido funerales de Estado.

 

Cada año, la Auditoría Superior del Estado de Puebla, se suma a esta celebración que fue proclamada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial en el año 2003 e inscrita desde el año 2008 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

Durante una semana se realizaron todos los preparativos correspondientes para la realización de la Ofrenda ubicándola en la explanada de la Auditoría y está representada en 4 pasajes:

 

Pasaje 1.

Leona Vicario

(1789-1842)

Fue hija única. Su padre, Gaspar Martín Vicario, fue comerciante español proveniente de Castilla la Vieja, España, y su madre, Camila Fernández de San Salvador, fue descendiente directa de Ixtlixochitl II, último tlatoani de Texcoco. Tuvo las comodidades de una familia criolla, pues recibió una amplia educación, cosa poco común en la época.

Al morir sus padres en 1807, permaneció bajo la custodia de su tío, el doctor en leyes y abogado Agustín Pomposo Fernández de San Salvador, que además fungía como albacea. Éste le permitió vivir sola para que estuviera cómoda; compró una propiedad contigua para estar al pendiente de ella.

Durante la Guerra de Independencia, vendió todas sus joyas y propiedades para financiar la insurgencia.

 

Pasaje 2.

 

Leona Vicario fue una de las primeras mujeres periodistas de México, pues se enfrentó a numerosos riesgos, por apoyar la causa independentista. Formó parte de una sociedad secreta llamada Los Guadalupes, cuyos integrantes conformaron una especie de red, a través de correos con Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón, debido a que pertenecían a la sociedad virreinal, y eso les permitía tener acceso a información que otros insurgentes no tenían. Recogía la información sobre las estrategias de los españoles para combatir a los insurgentes.

En marzo de 1813, uno de sus correos, que era llevado por un arriero, fue interceptado; Leona, al enterarse, huyó con rumbo a San Ignacio, Michoacán, y de ahí a Huixquilucan, en el Estado de México. Su tío logró que la recluyeran en el Colegio de Belén de las Mochas, en vez de ser enviada a la cárcel.

 

Pasaje 3.

 

Estuvo presa durante 42 días. No pudo evitar que las autoridades la procesaran conforme a la justicia. La Real Junta de Seguridad y Buen Orden le instruyó un proceso en el que fueron apareciendo los documentos que la inculparon; fue declarada culpable y se le condenó a formal prisión y a la incautación de todos sus bienes.

En mayo de 1813, tres insurgentes disfrazados de oficiales virreinales la ayudaron a escapar; partió rumbo a Tlalpujahua, Michoacán, donde contrajo matrimonio con Andrés Quintana Roo.

 

Pasaje 4.

 

En 1817, Leona tuvo su primera hija: Genoveva. Debido a que el matrimonio se la pasaba huyendo de un sitio a otro, Leona dio a luz a su hija en una cueva, localizada en Achipixtla, un lugar situado en la Tierra Caliente. Ignacio López Rayón fungió como padrino de la niña. El 14 de marzo de 1818, escondidos en la serranía de Tlatlaya, actualmente Estado de México, fueron capturados; pensando en las consecuencias que significaría para su hija, aceptaron el indulto que antes habían rechazado.

 

La ofrenda consta de tres niveles:

 

Primer Nivel El Inframundo

 

Representa el Mundo de los muertos y de los espíritus en donde se colocaron veladoras sirviendo de guía, con su flama titilante para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada, también se colocó el copal con incienso para purificar y limpiar al lugar de los malos espíritus, así como el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro.

 

Segundo Nivel Mundo Terrenal

 

En la ofrenda se encuentra una Fotografía de Leona Vicario; además se colocaron varios platillos como: pipián, mole, arroz, frijoles refritos, tamales; pan (Hojaldra), atole de champurrado, dulces típicos (camotes, tortitas de santa clara y muéganos), fruta (naranja , mandarina, plátano, guayaba, caña y jícama), adornos, objetos representativos al oficio al que se dedicaba (Escritorio acompañado de una máquina de escribir y libros), así como sus objetos preferidos (Perfume, Espejo y Joyas) para que recuerde sus momentos en vida.

 

 

Tercer Nivel Mundo Espiritual

 

Se colocaron algunos elementos religiosos como una Cruz, acompañado de Flores de terciopelo, estate morado y de cempasúchil que fungen como ornato en todo altar pues con su aroma ensalza la belleza del altar sirviendo de guía a los espíritus en este mundo.

 

Por último, se agregaron unas catrinas siendo México un país rico en costumbres y tradiciones, pues festeja a la Catrina de formas diferentes, originales y únicas; cada uno le agrega ese toque especial para crear sus altares y honrar a nuestros muertos.

En el acto, el Auditor C.P.C. Francisco Romero Serrano agradeció la presencia del Secretario de Cultura, Sergio Vergara Berdejo, e hizo un reconocimiento a todo el personal que intervino, que coordinó, que ejecutó y que apoyo con bienes materiales y acción intelectual para realizar esta ofrenda.

 

“Esta es una muy buena ocasión para recobrar nuestra mexicanidad”, destacó, al señalar que este tipo de actos se seguirán haciendo al interior de la auditoría.

 

“Los apoyaremos para que precisamente esta mexicanidad simbolice siempre el espíritu de todo el trabajador de la Auditoría Superior Del Estado De Puebla.”

 

 

 

 

Certificados y reconocimientos en la institución